Ací podrem trobar la incomparable creativitat dels nostres participants. Esperem que siga fruit de la consumició dels excel·lents llibres que passen per les nostres mans reunió darrera reunió.

6 Respostes to “Les nostres produccions”

  1. pascualodin Says:

    Mone

    En el sud de la ciutat al costat d’un grup d’edificis construïts en temps del franquisme veiem unes vivendes humils. Són cases aixecades pels mateixos propietaris arreplegant maons i materials barats reciclats. Als carrers de terra juguen els xiquets amb robes brutes escridassant en descampats oblidats, mentre les dones cuinem al foc del butà.

    — Ostia ! Todo el día sin hacer na, tumbada en el sofá y viendo la televisión. Yo llevo todo el día sin parar: preparando la comida, las lavadoras, el trabajo. Coño, levanta !
    — Que me dejes, leche ! Me duele la cabeza.
    — ¡ Mamá ! Tengo hambre.
    — ¡Atiende al chiquillo que estoy tendiendo la ropa!

    Obren la porta electrònica al identificar-nos i entrem a les places de pàrquing en la zona ajardinada. A l’ombra descanse una senyora gran amb la companyia de la dona amb ulleres. La porta principal està avariada el que ens obliga a entrar per la d’emergència.
    En la sala inmensa de sostres altíssims seuen en cadires i sillons un munt de gent reclamant atenció i pregant amb els ulls un poquet d’estima. En una cadira de rodes està ella, grossa i la mirada perduda sense saber qui ha vingut. Dos besets en una pell llisa i una abraçada molt forta per explicar-li tantes coses…Segueix amb la vista fixa com agraïnt temps passats al voltant d’ una paella o una estufa de carbó.

    El parc ocupa un espai quadrat amb arbustos desfullejats i bancs de fusta ennegrits. En mig han instal•lat dos gronxadors i un balancí. Per la vesprà un grupet de xics criden i les mares, grosses i amb davantals, mengen pipes i fumen. Sense llum uns joves escolten música mentre beuen unes cerveses entre herba i paper de fumar.

    En el menjador, al nostre costat, un senyor amb ulleres dóna de dinar a sa dona. Ella no vol però ell insisteix amb la cullera. Reb la visita de la filla, el gendre i una néta -jove, acabava de complir els vint-. Només la néta li fa un petonet. El senyor està preocupat per que ella ha menjat mig plat mentre la filla, de sonriure fixe, parla amb ells i el gendre parla pel mòvil.
    — Juanita, hoy tiene visita. – diu un home que entra al menjador.
    — Sí, es mi nieto.
    — Guau, guau, guauuu !!! guauuu !!
    — Calla, ostia !
    — Voy a comprar. Dame diez euros.
    — En el monedero tengo tres euros. A ver si cobro unas escaleras, yo no tengo más. Pídele a tu padre.
    — Esto es una mierda, joder.
    — Y, ¿qué quieres, ostia? Tu padre con una pensión, tu hermano en el paro y tú ¿qué?
    — Mamá, me ha quitado la nitendo.

    Carta al director:
    Quiero expresar mi queja a los políticos que sólo vienen de visita en busca de los votos. En mi barrio vive gente con necesidades que ellos no atienden. No queremos un aeropuerto ni un tranvia, sino una ciudad con buenos servicios como atención a las más desfavorecidos, escuelas, médicos, apoyo a los disminuidos y ancianos. Sobra el dinero para los grandes eventos, la demagogia y el beneficio de los amiguetes.

    Firma: Johnny Fontana.

    Una excavadora amarilla perfora el asfalto caliente de la ciudad. Unos trabajadores, empapados en sudior y con un chaleco refractario, taladran el centro para una magna obra. Al final de la calle una apisonadora diminuta va tapando los yacimientos árabes y medievales a su paso.
    …Mone a su exposición y estudio en el museo municipal de la ciudad.
    Una piscina de grandes dimensiones con socavones y abandonada hace una década. No se oyen los gritos de los chiquillos ni el chapuzón del adolescente delgaducho.
    …Mone a la piscina descubierta.
    A lo lejos veo un grupo de gente con carpetas y bolsas. La cola gira en la esquina en una mañana gris y desangelada. La vida gira a mi alrededor con la entrada en el colegio, el desayuno de la mamá y el comercial ajetreado mientras mi cabeza recuerda los requisitos exigidos.
    …Mone al futuro laboral en una búsqueda personal contínua.
    El pequeño parque no tiene bancos para sentarse los padres y los abuelos. También se han olvidado de los árboles. Le falta césped para el ocio y el suelo lo cubrieron de cemento.
    …Mone a los parques infantiles y zonas de juegos.
    …Mone
    …Mone
    …Mone

  2. pascualodin Says:

    El gato y la lectura sólida
    Esta es la historia , breve por imperativo legal, de un ciudadano del pueblo de los gatos, onírico lugar donde la lectura es costumbre y como se sabe no para el tren. Por esta circunstancia y harto de su mundo de dos lunas se plantó en la estación del pueblo vecino donde se subió al primero que surgió de la nada. Tras un obligado cambio en las vías de tren dejó atrás su hábitat de lectura liviana, lábil y gatuna para profundizar en otra más sólida, más completa, incidiendo en cuestiones inferidas por las palabras y comprendió que con éstas podía entrar en nuevos universos, se podía construir una realidad alternativa. Se pidió un gintónic, con leche por supuesto y se quedó dormido en un sueño profundo y sólido como su lectura emergente.

  3. pascualodin Says:

    El amante de la montaña
    Oscurecía cuando el joven se encontraba a pocos metros de culminar el pico más alto de la montaña. Le habían advertido en el refugio que no era prudente aventurarse a la caída de la tarde; en otoño comenzaba a oscurecer muy pronto. Escuchó indiferente los consejos de los compañeros mientras trazaba en su cuaderno la ruta que pretendía seguir, dibujando nubes que con su imaginación corrían persiguiéndose por el firmamento y ocultándose tras los últimos rayos de sol. “La montaña es mi amiga”, dijo para tranquilizar a los montañeros, y emprendió el ascenso en solitario. Canturreaba y silbaba en contestación al canto de las aves que se iban ya retirando a sus nidos. El joven llegó a la cumbre y se abrazó a su montaña contemplando el magnífico paisaje que se extendía a sus pies. Las tinieblas dominaron el día a pasos agigantados. Él seguía abrazado a la montaña. El amanecer le sorprendió sonriendo al astro sol, y extasiado, emprendió el descenso alegre, confiado, dichoso, con total seguridad, feliz… Había dormido con su montaña, en la oscuridad de la noche, indiferente y sin miedos, siempre acompañado.

  4. pascualodin Says:

    Relato de Adelina Vidal
    En un país multicolor Cenicienta jugaba con variopintos calzados y optó por calzarse las botas de siete leguas tal vez para huir del Príncipe con el que había jugado a bailar. Una vez coronado Rey aquel Príncipe resultó ser tan orgulloso y desplegó sus alas de pavo real, calzó sus botas de ogro y sus súbditos , que jugaban a ser dignos descendientes del Homo Sapiens , huyeron cada cual como pudo con zancos, zuecos, albarcas, calzado de esparto de labrador y otros descalzos arrastrándose. Éstos encontraron al zapatero, sí, ese sí, el que nunca viajó en avión, ni sabía de letras, ni de política, que les aconsejó que tan lindos pies eran Tesoro de la Humanidad. Les dijo que, al igual que al Rey orgulloso viajaba en lujosas carrozas, ellos irían el silla de manos y ganarían las Paraolimpiadas. ¡Ah!, los niños se pusieron sus calzaros de agua y cantaron “ agua San Marcos Rey de los charcos para mi triguito que está madurito, para mi cebada que ya está granada y con sus zapatitos lilas sobre los hombros pisaron todos los charcos para tener contentas a sus mamas. Los jóvenes usaron sus calzados de escalador para subir a cumbres altas. Allí en aquella montaña que dice Hollywood, nooo dice Paro. Para lo alto que es ese pico tiene pocas letras. ¡ Hombre ¡ no ves que la gente no lee mucho, se agotarían con palabras más largas. Mira en aquella cordillera Baremo Europeo de Aprendizaje , ¿qué dice?, no sé salí del cole sabiendo leer pero no me entero de nada. El pico más difícil de escalar fue el que en su cima decía ANGUSTIAS. Sus calzados se quedaron obsoletos.

    Final feliz: allí estaba Cenicienta resplandeciente con mogollón de calzados de cristal MADE IN HUMANIDAD que orgullosa fue poniendo a cada uno de sus hermanos.

    Acompaño este escrito con una canción de Atahualpa Yupanqui

    Yo tengo tantos hermanos
    que no los puedo contar,
    y una novia muy hermosa que se llama ¡Libertad!
    Que nadie le pregunte
    si sabe donde está Dios
    por su casa no ha pasado
    tan importante Señor.

  5. pascualodin Says:

    Englotir, cuiner, paradís.
    No m’ho hauria imaginat mai, que faria tant de fred al paradís. Ara que ho pense, però, té la seua lògica. Sí. Perquè si tothom sap que a l’infern fa molta calor, que les ànimes roïnes, vicioses, que els esperits deformes cremen per sempre en les calderes roents de l’avern, ¿per què, d’altra banda i segons les lleis de la raó, el paral•lelisme i el contrast, no concebim el cel com un lloc fred on les ànimes santes gaudeixen d’un èxtasi glacial? ¿I per què si totes sabem que a l’infern fa una olor insuportable de sofre no havíem imaginat que el cel estaria negat de flaires agradoses, com ara la de la melmelada o el formatge tendre? Potser és que el nostre pensament és un xic morbós i ens empeny més a imaginar el càstic dels malvats, el seu patiment, més a la fantasia de l’abisme i la tortura eterna que a dirigir els pensaments cap a eixe indret on, segons el folklore popular, tot és pau, núvols blancs, música de clínica dental i angelets sense sexe tocant la lira. Tanmateix, ací no hi ha ni música, ni angelets, ni núvols. Res, res d’això. Ací, en aquest paradís, hi ha sobretot una foscor que només de vegades s’il•lumina i un fred que mai no s’acaba. Ara que el meu cos menut comença a patir els efectes de la gelor, pense que tant de bo durara més aquesta llum tan breu, d’aquesta manera es calfaria una mica aquest cel tremolós i, a més, jo podria planificar millor els meus següents passos i vols golafres. Llum benaurada que em permet gaudir un instant del colorit, dels paisatges del paradís inesperat. Llum fugissera, ai, que només s’escampa pel cel quan la porta s’obri i entra una mà, la mà d’algun sant o directament la mà de Déu –ha de ser una mà molt important perquè, cada vegada que ve, s’encén la llum i, a més, té la potestat d’emportar-se viandes del paradís i, oh alegria indescriptible, també la misericòrdia infinita de fornir-lo d’aliments nous i seductors–. Alguna vegada, quan el cel s’ha obert, hi he mirat fora i descobert un nas, un barret de cuiner, fins i tot un ganivet amenaçador, però no ho tornaré a fer: ja no m’interessa la vida terrenal. Quan ve la llum el meu cos negre s’ompli de joia, sí, però també em ve una por, por de ser-ne expulsada o ferida, i aleshores m’amague darrere d’alguna botella –si és de vi negre, perfecte, perquè em dissimula millor–, tot fitant amb els meus múltiples ulls la mà que entra i alhora el meu pròxim objectiu. Tot molt de pressa, massa coses, molta faena per a mi, que ja tinc una edat i molt de fred. Després, quan la porta del cel es tanca i torna la foscor, he de fer un esforç de memòria per recordar on era, per exemple, eixe meló d’Alger pel qual em delisc. O eixa mantega que tant m’abelleix englotir-me. Perquè m’he constipat, tinc el nas tapat i, a pesar que tinc molt desenvolupat el sentit de l’olfacte, ja quasi no distingisc les olors. Ara que ha passat un temps que no sé calcular, el fred paradisíac comença a entumir les meues extremitats, però abans que em derrote la son, m’arrossegaré cap a eixe pastís de xocolate, el tastaré amb les meus pates i després amb la boca. I si el cansament pot amb mi definitivament, m’adormiré al costat d’eixe marró esponjós, amb la dolçor al llavis i les ales tacades, i amb els ulls closos buscaré un altre paradís

    1. carmina Says:

      m’agrada.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s